“Acerca de no-existir”: CEM goes multi-lingual

A while back Calum McFarlane, the “token breeder” of Climate Emergency Manchester’s core group, wrote a brilliant short piece about not existing.

It has now been translated into Spanish by Juan Villanueva Tuduri, a good friend of CEM’s work, and publisher of The Green Bee.  If you have language skills and would be interested in translating some CEM work into other languages, please get in touch via contact@climateemergencymanchester.net

Acerca de no-existir

No existo, o eso me dicen. (1)

Excepto estoy escribiendo estas palabras, así que debe haber algo tamborileando mi cabeza por las noches. Pero, qué quiero decir? Bueno, déjame llevarte 6 años atrás. Mi primer hijo acaba de nacer. Yo esto en ese estado de caída libre de tantos otros padres primerizos, privado de sueño e intentado darle forma a mi vida ahora que hay un nuevo ser humano, pequeño e indefenso, en ella. Esto es lo que te golpea – Va a ser para siempre. No es la leche, los pañales o la flatulencia; no. Es saber visceralmente que vas a estar el resto de tu vida protegiendo, ayudando y creciendo a esta persona, incluso cuando sea incapaz de atarse sus zapatos o comprarse su ropa interior.

Un poco después, en hijo número #1tiene un hermano pequeño. Empiezo a hacer matemáticas. “Cuando él tenga 10 años, yo tendré 44. Cuando él tenga 20, yo tendré 54”. Me doy cuenta que en catorce años, en un mundo donde incluso ahora, seis meses traen una década llena de horrores y terribles noticias de la capa de hielo enferma, los bosques desapareciendo y el clima del Antiguo Testamento, desde todos los rincones del mundo. El mundo no tiene tiempo que perder; mis muchachos no tienen tiempo. Y aun así, alrededor nuestra, los políticos tontean mientras el mundo (en algunos casos literalmente) se quema alrededor de ellos.

Entiendo que puedo racionar el uso de kilovatios, alargar el uso de mis calcetines tanto como sea posible, incluso eliminar productos animales de nuestras vidas, pero mis acciones solas no los salvarán. Yo no soy rico, no tengo una gallina de huevos de oro de la que vivir durante una década mientras dedico mi vida al activismo. ¿Continuo como estoy, intentado no perderme el placer de verlos crecer, bajo la presión de saber que lo están haciendo en un mundo dañado y cada vez más enfadado?

No.

Elije activismo, incluso si es en el 10% del espacio que queda en tu cabeza después de un día de trabajo, cuidar tus hijos o lo que sea que haga tu mundo funcionar.

Elije usar las habilidades que tienes, cualesquiera estas sean.

Elije aprender nuevas

Elije encontrar palancas para tirar y grietas para abrir.

Elije hacer algo.

Elije mirar al abismo junto a gente que le importa.

(1) De acuerdo a mi compañero en CEM, Dr. Marc Hudson, las organizaciones de movimientos sociales que tienen como objetivo un cambio de sistema suele estar lleno de estudiantes (no niños, no ´cuidadores) o gente retirada (post-niños, post-cuidadores). Esto se conoce como ´disponibilidad biográfica´, y él alegremente apunta que de ese modo, como padre de niños pequeños, en edad de trabajar e incolucrado en activismo medioambiental, teóricamente hablando, no existo.

Esto es (en parte) lo que CEM intenta hacer. Posibilitar (o facilitar) el activismo a gente que no lo hace, o no lo puede hacer, mientras tengan energías. Si crees que ese puedes ser tú, ponte en contacto.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *